No tienes edad para ver este contenido

Al entrar en este sitio acepta las Condiciones de uso y la Política de privacidad.

All4flavours blog Categorías

AROMAS ORGÁNICOS LA TABACCHERIA

La Tabaccheria es una empresa italiana surgida en el 2015 con el propósito de ofrecer al mercado una serie de aromas de tabaco orgánicos de origen totalmente vegetal, sin ulteriores aditivos sintéticos.

Beni
Actualizado: 04/11/2023 4331
AROMAS ORGÁNICOS LA TABACCHERIA
Compartir:

INTRODUCCIÓN A LOS AROMAS ORGÁNICOS LA TABACCHERIA

la-tabacheria-foto-blog.jpg

La Tabaccheria es una empresa italiana surgida en el 2015 con el propósito de ofrecer al mercado una serie de aromas de tabaco orgánicos de origen totalmente vegetal, sin ulteriores aditivos sintéticos, para su uso en dispositivos de vapeo. El dueño y creador, Orlando D’Alessandro, tenía tres premisas fundamentales: la primera, que fuese un producto revolucionario que no necesitase de maceración y que estuviese listo para su uso instantáneamente; la segunda, que fuese consistente en términos de concentración, aunque simple de usar para el usuario; y por último, que fuese fiel 100% al gusto real del tabaco. 

La técnica de extracción en frío que usa la empresa garantiza estas tres premisas. Además extraen con un reporte 1:1, es decir, diez gramos de tabaco se usan para producir diez mililitros de aroma. Sea como fuere, podemos afirmar que La Tabaccheria (a la que a partir de ahora llamaremos LT) tiene los extractos más potentes del mercado, permitiendo mezclar sus aromas a porcentajes realmente bajos pero obteniendo un sabor pleno y satisfactorio. Un ejemplo de esto sería su extracto de Latakia, que recomiendan mezclarlo del 3% al 5% y que en una receta al 1% ya aparece en primer plano entre los demás matices. Quizás esto os choque si como yo venís de los típicos aromas que se mezclan al 20%, pero es real. Son aromas muy concentrados y excepcionalmente potentes. En Italia gozan de mucha fama precisamente por todos estos motivos y si buscáis su grupo de Facebook veréis el fervor de sus usuarios.

Encontramos varias líneas en el catálogo de LT:

·Estratti di Tabacco (la gama básica de aromas, la extracción de los tabacos mas comunes).

·Elite (extracciones de tabacos raros o especiales).

·Miscele Barrique (mezclas de diferentes tabacos a los que además añaden toques de barrica de roble).

·Hell’s Mixtures (mezclas de tabaco de edición limitada).

·Special Blend (la línea de tabacos aromatizados de LT).

·Selezione Premium (esta “gama” consta de un solo aroma, un cavendish aromatizado al vino).

·4Sixty (una gama de shortfills con 20ml de aroma para rellenar con base hasta 60ml).

·Macerati o Assolo (la línea de macerados, aromas que si cambian con el tiempo de maceración)

·Organic 4Pod (aromas obtenidos a través de un método llamado purificación selectiva que los hace adaptos a pods y no regenerables por su limpieza)

·Extreme 4Pod (una vuelta de tuerca a la limpieza de la gama anterior, muchísimo más limpios incluso que un aroma sintético)

En este artículo vamos a tratar las dos primeras líneas, que considero las más comunes y las mejores para iniciarse en el amplio mundo de los orgánicos. Son tabacos por separado, sin mezclar. Así antes de ir a una mezcla sabréis que es lo que la compone. De nada sirve vapear una English Mixture si no reconoces los componentes.

Antes de empezar tenéis que saber que los extractos de tabaco saben al tabaco en crudo. A como huelen sin que haya combustión. Una American Blend no te va a saber a ceniza y a humo como un pitillo prendido, sino a como huele un cigarrillo americano antes de encenderlo. Dicho esto vamos al lío, que tenemos para rato. Empezamos con los Estratti di Tabacco. Esta línea de aromas es la piedra angular de La Tabaccheria. Aunque sean sus aromas básicos y los más baratos no os dejéis engañar, hay una calidad altísima en las siete maravillas que componen esta gama: Virginia, Burley, Oriental, Perique, Black Cavendish, Kentucky y Latakia.

Los nombres corresponden directamente a la variedad de tabaco de la que se extraen, por eso algún aroma os sonará, sobre todo si habéis sido fumadores de pipa. Lo mejor que podemos hacer es entrar en detalle uno a uno, desde el tabaco del que se extrae al aroma final que tenemos en las manos.

Virginia

Quizá de todos sea el más conocido. Cualquiera que haya sido fumador de cigarrillos o de tabaco de liar lo ha consumido. Es el tabaco mas cultivado en el mundo y uno de los que mas subvariedades tiene (Red Virginia, Bright Virginia, Brown Virginia, etc). Pertenece a la clase Flue-Cured, es decir secado con aire caliente. LT no especifica que variedad extrae, aunque podemos descartar cualquier Virginia Rojo u oscuro. Tiene un alto contenido de azúcares, cosa que influye en el sabor, regalando notas mielosas. El matiz principal es el amaderado pajizo de la hoja de tabaco. Huele y sabe como un paquete de tabaco de liar recién abierto. Recomiendo hacerlo al 8% si eres de paladar fino, y al 10% si te gustan los aromas más intensos, en base 50/50.

Burley

Otro gran conocido dentro del mundo del tabaco que surge en Kentucky, EEUU. Pertenece a la clase Light-Air Cured, es decir secado al exterior con luz indirecta. Se considera una mutación del Virginia. Aunque pierde gran parte del parecido con su ancestro, sobretodo en la cantidad de azúcar que tiene la planta, que es mucho menor. Hay bastantes subtipos de Burley, pero LT no se pronuncia tampoco sobre la procedencia de su aroma. Aquí organolépticamente estamos dando varios pasos adelante. Conservamos las notas amaderadas pajizas del Virginia. Perdemos el matiz mieloso, debido a ese bajo porcentaje de azucares en la planta, pero a cambio ganamos matices a avellanas y ligeramente a fruta disecada (producto de una pequeña fermentación que se le da a este tabaco en secaderos al aire libre después del secado). Igual que el anterior recomiendo hacerlo entre el 8% y el 10%, dependiendo de tu paladar. A este aroma a mí me gusta añadirle agua bidestilada, un 5%. Lo dejo en proporción final 55PG/40VG/5H2O. Una curiosidad es que el nombre de esta variedad se debe al Señor Burleight, un rico propietario de varias tierras en las orillas del Ohio. 

Oriental

Decir Oriental es un término tremendamente vago para la inmensa variedad de tabacos orientales que hay en el mundo. Estos se categorizan por el tipo de hoja que tienen: Kabakulak, Bashi-Bagli, Basma y Sigirdili. Solo dentro de la Basma encontramos 35 variedades diferentes de tabaco, entre ellas la que nos ocupa con este aroma: Izmir. Los tabacos orientales pertenecen a la clase Sun-Cured. Es decir, se secan directamente con el sol incidiendo sobre sus hojas. El producto final por lo general es muy aromático. Las extracciones de tabacos orientales tienen muchos matices y un sabor intenso, como este Izmir que nos ocupa. Es un aroma que empieza dando un contrapunto, primero dulce y al instante se torna amargo. Te llena las fosas nasales con su agradable y especiado sabor picante, notas de té negro, hoja de tabaco seca y una punta herbácea. Yo recomiendo hacerlo al 5/6% y no subir de ahí a menos que te guste mucho el sabor amargo. Si te resulta desagradable un truco es usar Ni80 en lugar de kanthal para vapearlo. Así cortas ese toque amargo y sigues disfrutando de lo demás. Sobre la proporción final del líquido a mi me funciona genial 55/40/5 (PG/VG/H2O).

Perique

Empezamos con las emociones fuertes de verdad. Este tabaco pasa por un complejo procesamiento, en el cual primero se seca al aire y después es sometido a presión en barriles (por lo general de bourbon) durante meses para que fermente. Es un tabaco de producción muy escasa proveniente de Luisiana, EEUU. El tratamiento al que es sometido le otorga unas propiedades organolépticas fuera de lo común, que pueden hacerte olvidar que es un tabaco. Fruta disecada, madera húmeda, toques ácidos, matices picantes, una sensación levemente alcohólica, sabores tostados a granos de café y cacao, todo esto impacta en el paladar, que al primer contacto quedará un poco confundido. Eso sí, después de un tanque no te podrá faltar Perique de La Tabaccheria en tu bodega. Es un aroma fuerte, y no porque sea un tabacazo, sino por las notas tan características y poderosas que le dan la fermentación extrema a la que es sometido. Yo lo hago al 6% con proporción final 55/40/5, y para probarlo por primera vez lo recomiendo a ese porcentaje. Ya habrá tiempo de subir más si es necesario. Como son aromas que no necesitan maceración puedes hacerte tranquilamente 10, 20 o 30ml y cuando te los acabes hacerlo más intenso.

Black Cavendish

Aquí nos encontramos, más que ante una variedad, ante un método de procesar el tabaco. Se trata de una manera de fermentar hojas de Virginia o Burley que originalmente se hacía en barricas de ron durante largos viajes en barcos. Actualmente para este tratamiento se sazona el tabaco con azúcar, miel o melaza, y se fermenta bajo presión aplicando calor o bien calentándolo directamente con vapor de agua. Tipos de Cavendish hay miles, quizás los más famosos sean los daneses y holandeses. El que produce como aroma La Tabaccheria es amielado, con matices de melaza, regaliz negro, fruta deshidratada similar al dátil, y con una curiosa percepción que torna del dulzor a la sequedad. Pese a ser un fermentado es bastante más ligero que el Perique. No tiene esa sensación ácida que lo caracteriza y quizás sea el más indicado para empezar a probar los tabacos fermentados. Yo me lo hago al 7% en proporción final 55/40/5 para potenciar ese lado seco que tiene, pero otra escuela de pensamiento sería hacerlo 50/50 para que no quede tan seco. Porque créeme, pese a que los matices parecen dulces es bastante seco.

Kentucky

Uno de los caballos ganadores de La Tabaccheria. Este tabaco pertenece a la clase Fire-Cured. Es en realidad Burley que se cura sobre el humo que produce un fuego lento. El proceso consiste en colgar las hojas dentro de graneros en los que se ahumarán de manera intermitente durante un espacio de tiempo que va de los tres a los diez días. Depende del tipo de madera usada el tabaco gana unas propiedades organolépticas u otras. A grandes rasgos podemos diferenciar entre dos tipos de Kentuckys: los americanos y los italianos. Este que nos trae LT se trata de uno toscano, es decir italiano. Lo más característico de este aroma es su sabor ahumado. Si habéis probado el pimentón de la Vera ahumado sabréis a lo que me refiero. Es ese sabor a humo especiado. Aparte tiene notas amaderadas muy marcadas, también a turba y a tierra. En algunos atomizadores sale un matiz herbáceo que desaparece al vapearlo durante un rato. Y para rematar un sabor muy curioso que tiene recuerda a vello ovino o compostaje. ¡Por dios no digo que sea como vapear estiércol! Pero si que te transporta a la granja del tío Eulogio, con sus caballos y sus vacas. Un aroma de cowboy sin duda. Sobre la dilución yo me mantengo bien cómodo en un 6% con proporción final 53/40/7. El extra de agua bidestilada le sienta muy bien a este aroma.

Latakia

La joya de la corona de LT, el tabaco más fuerte que hay y el que más recuerdo a combustión nos puede traer. Ahora veréis por qué. El Latakia no se trata de un tabaco en sí, sino de una forma de procesar ciertos tipos de tabaco, como pasa con las anteriores variedades que hemos visto. Para hacerlo se usan principalmente dos variedades orientales: Shek el Bind, de procedencia siria, o Izmir Cyprus, originario de Chipre. Ambos tabacos pasan por el mismo tipo de procesado pero debido a que son variedades diferentes y a las pequeñas diferencias en el tratamiento no son exactamente lo mismo. Para procesarlos se secan al sol primero y luego se ahúman con fuegos de maderas duras como el pino y el roble además de arbustos aromáticos. Por lo tanto se combinan dos formas de curarlo: Sun-Cured y Fire-Cured. Ahora mismo por motivos geopolíticos la producción de Latakia sirio es nula y lo que podemos disfrutar en su mayoría proviene de Chipre. Este último es el que extrae La Tabaccheria. Las notas más marcadas en este aroma son el humo, la ceniza y la brea. Estas tres cosas unidas dan un punch muy fuerte al paladar, tremendamente analógico. Siguen matices similares al incienso, provenientes de las resinas que llevan los arbustos aromáticos con los que se ahúma este tabaco. Destellos terrosos, a turba, a cuero, componen el medio cuerpo de la calada, y notas tostadas a grano de cacao y café rematan la armoniosa sinfonía que es vapear este complejísimo aroma. Sobre el tema de la dilución de este aroma hay mucha controversia. LT recomienda hacerlo entre un 3 y un 5% para vapearlo todo el día. Al 5% me lo hago yo y me parece perfecto. Subiéndolo más corremos el riesgo de dejar de notar nada, bloquea las papilas muy rápidamente a porcentajes altos. La proporción de PG/VG/H2O que yo uso es 53/40/7, pero si lo queréis más seco podéis usar 50/40/10 sin miedo.

Ahora nos toca la línea Elite. Esta gama se compone de seis aromas: Maryland, Basma, Kentucky USA, Piloto Cubano, Mata Fina y Bezuki. La principal novedad de esta línea es la introducción de los caribeños, los aromas de puro.

Maryland

Este tabaco conocido también como Broadleaf Tobacco (tabaco de hoja ancha) o Burley Oriental crece solo en el estado de Maryland, EEUU. Pertenece a la clase Light-Air Cured. Al igual que el Burley, se cura dentro de secaderos al aire libre abiertos por los laterales. Es un tabaco muy preciado que a veces aparece en las mezclas americanas y mezclas de pipa por sus buenas cualidades para salsear con otros tabacos. Sus propiedades organolépticas una vez hecho aroma tiene similitudes y diferencias con su hermano. Es más herbáceo que el Burley, pero mantiene las notas tostadas de avellana. Esta parte herbácea es ligeramente especiada. Es sápido, con notas terrosas y una sensación mineral. Este punto casi salado activa la lengua, abre las papilas. Por eso bien usado en mixtures es toda una joya. Mi recomendación es diluirlo al 8-10%, dependiendo de lo duro que tengáis el paladar, con una proporción final 55/40/5.

Basma

Ya hemos hablado de los orientales anteriormente así que no entrare en detalle. En este caso La Tabaccheria nos dice que usan un Basma griego. Por lo tanto tiene que ser una de las cinco variedades siguientes: Yenidje, Dubek, Xhanti, Mahala o Kavalla. Sin embargo no nos especifican cuál. Yo apostaría por un Yenidje, ya que es el más común. Quizás sea incluso una mezcla de varios tipos de Basma. El aroma rompe en boca con un amaderado pajizo que torna rápidamente a una sapidez terrosa y mineral. En la exhalación empezamos a sentir notas especiadas de té negro y cúrcuma, con una chispa de piel de naranja amarga en el punto álgido de la calada. Y, una vez exhalado por completo, un retrogusto a cuero, a tierra y a leña fresca permanece en boca durante largo rato completando la plenitud aromática. Es uno de los aromas más complejos que tiene LT. Es menos amargo que el Oriental, pero podéis usar Ni80 para reducirlo más aún si cabe. El punto perfecto para mí está en 8% con proporción final 55/40/5. Sin embargo ya al 6% tiene una potencia considerable.

Kentucky USA

Antes hemos tratado sobre la versión italiana de este tabaco, ahora vamos a hablar sobre la americana, que pese a sus similitudes son bastante diferentes. La forma de curarlos es idéntica, Fire-Cured: ahumados con fuego de baja intensidad en graneros. Debe ser por el tipo de madera y la materia prima utilizada que tienen diferencias en el sabor. La principal diferencia entre ambos Kentuckys es que el americano es mucho más rudo y tiene un sabor ahumado diferente. Este Kentucky USA recuerda al olor de una barbacoa. Su ahumado se asemeja más a la salsa BBQ que al pimentón de la Vera. Conserva las notas a tierra y turba, el regusto a leña y los matices herbáceos que aparecen y desaparecen. El toque a compostaje y vello ovino difiere de la versión italiana pero también están ahí. A mí me parece un buen compromiso diluirlo al 6% en base 53/40/7.

Piloto Cubano

La variedad de semillas Piloto Cubano se introdujo en República Dominicana en los años 60. Esta variedad proviene directamente de la semilla cubana Vuelta Abajo. Se usa para “pilotar” la liada, es decir, para dar fortaleza y carácter al resto de tabacos que componen un puro. Los tabacos dominicanos carecían de la fuerza de los cubanos, pero gracias a esta variedad se colocaron en el primer puesto como el mayor productor y exportador de cigarros Premium del mundo. Se cura de dos maneras, primero de deja secar al aire libre en secaderos con luz indirecta, Light-Air Cured, y después se somete a un proceso de añejado que puede variar entre los tres y cinco años. Una vez hecho el puro se vuelve a dejar envejecer entre seis meses y dos años más. Este proceso fermenta ligeramente la hoja, aunque nunca tanto como un Perique o un Black Cavendish. Las propiedades organolépticas del aroma son muy fieles a las hojas que componen los puros dominicanos. La nota de cabeza es esta hoja húmeda y ligeramente fermentada, con un regusto picante, que inunda las fosas nasales. Es ligeramente herbáceo, el que menos de todos los puros de La Tabaccheria. Libera notas de chocolate y granos de cacao durante la exhalación. No es un aroma con mucha complejidad, pero lo que promete lo da. Es una experiencia que cualquier fumador de puros vivirá con mucha intensidad. Al no haber combustión todos los matices que cuesta tanto encontrar mientras se fuma un puro están aquí muy marcados, fácilmente perceptibles. A qué porcentaje diluirlo es una cuestión complicada. Yo lo hago al 6% en base 55/40/5. Aunque puede ser que lo encontréis flojo y necesitéis hacerlo como mínimo al 8%. Una cosa que he descubierto después de probar con diferentes diluciones es que a partir del 8% las notas que más se marcan son las herbáceas, llegando a tapar un poco las demás. Tenedlo en cuenta.

Mata Fina

Este tabaco proviene de Bahía, Brasil. Pertenece a la clase Light-Air Cured, secado en graneros al aire libre con luz indirecta. Se usa para la confección de puros. Las hojas que se van a usar para capa (la piel exterior de un puro) se recolectan una a una, con mucho cuidado para evitar imperfecciones. Para cosechar las hojas de tripa y capote (el interior del puro) se corta directamente toda la planta y se cuelga boca abajo. Es un tabaco muy preciado que productores de diversos sitios del mundo usan para fabricar sus cigarros puros, muchas veces para dar un toque exótico a la liada. Una vez extraído en aroma es fuertemente aromático, con un sabor marcado a hierbas, madera fresca y especias picantes. Tiene una leve nota alcohólica y matices tostados de cacao amargo. Es un aroma potente, seguramente el puro con mas carácter de LT. Es muy fragante, elegante y especiado, pero no lo recomiendo a neófitos por el gusto herbáceo que tiene. Lo mejor es empezar por otro puro hasta que la boca se acostumbre. Ya habrá tiempo para disfrutar de un buen Mata Fina diluido al 6% en base 55/40/5.

Bezuki

Más conocido como Java Besuki, este tabaco nos llega desde la región indonesia de Java. Hay tres variedades de este tabaco: Vroege Oogst (VO), No Oogst (NO) y Besuki TBN (Tembakau Bawah Naungan). El primero y el segundo son cosechados bajo el sol. El Besuki VO se cosecha temprano, se usa para capa, tripa y capote de puros normales. El Besuki NO por su parte se cosecha más tardío, se usa para capa y para la elaboración de los cigarrillos Kretek (una ligadura de tabaco y clavo muy apreciada en Indonesia). El tercero se cultiva a la sombra y es un tabaco preciadísimo para hacer capas de puro. Tanto que se llega a comparar con los cubanos. La Tabaccheria no especifica cuál de estas variedades usa. Lo primero que se siente al vapearlo es una nota herbácea suave, a hoja de tabaco fermentada, amaderada, fresca y amable. Acompaña un regusto especiado parecido al Oriental, similar a las hojas de té verde. Luego despuntan matices casi balsámicos, como hoja de eucalipto pero sin el sabor a menta. Y, como colofón, un retrogusto tánico, amargo y astringente, que se torna dulce. Este gusto final permanece en boca y se hace muy placentero. No se parece a un habano, ni a un dominicano. Es algo especial y único este aroma. Yo lo hago al 8% en base 55/40/5. Podéis subirlo al 10% si os gustan los aromas intensos.

Antes de terminar me gustaría explicaros que son los Assolo o Macerati y que diferencias tienen con los Estratti di Tabacco. Esta gama recoge los mismos aromas que la línea principal: Virginia, Burley, Oriental, Perique, Black Cavendish, Kentucky y Latakia. La diferencia radica en el tipo de extracción al que son sometidos los tabacos. No voy a entrar mucho en el tema porque La Tabaccheria no ha explicado nunca su método de extracción y como mucho tendríamos hipótesis. Pero si os puedo contar las diferencias que yo percibo.

Lo primero es que estos aromas si evolucionan con el tiempo, cambian con la maceración. No es un cambio drástico pero si podemos notar mejoría conforme pasan los meses. Por ejemplo, los azúcares se descomponen y se vuelven más secos, además de encostrar menos las resistencias. Otra diferencia es que son más suaves, dulces y  cremosos que un extracto convencional. Son menos analógicos y las notas principales de los tabacos pueden cambiar un poco por el método de extracción. Por ejemplo el Latakia no tiene tanto sabor a ceniza, y el Kentucky pierde el matiz a compostaje. Al ser mas suaves yo recomiendo hacerlos mínimo al 10% para dejarlos macerar 3 meses o al 15% para vapearlos al momento. Además a estos aromas no les sienta bien el agua bidestilada, es mejor hacerlos en base 50/50 simplemente.

Para finalizar me gustaría aclarar un par de conceptos. El agua que uso en las mezclas siempre es bidestilada o desionizada, no se puede usar agua normal. Esto es muy importante. Las razones principales de por qué la uso son dos: da una sensación más analógica al volver menos dulces los aromas y reduce la temperatura necesaria para evaporar el líquido, haciendo que se ensucien menos las resistencias. Y es que los aromas orgánicos, amigos míos, ensucian, y mucho, nuestras coils. Después de 5-7ml dependiendo del aroma tendremos que rehacer de nuevo el setup.

Lo más común en vapearlos en atomizadores MTL con resistencias de hilo simple para disfrutar al máximo del sabor que pueden llegar a dar. Pero esto no es una ley estricta ya que hay gente que los vapea incluso en dual. Para esto os recomendaría la gama Organic 4Pod o Extreme 4Pod. Son mucho más limpios, permitiéndote vapear entre 30 y 60ml sin tener que cambiar algodones. Lo mismo os digo si queréis usarlos en un pod o en un claromizador.

 

Y con esto yo creo que queda dicho todo lo necesario para empezar en el mundillo y apreciar lo que se está vapeando. En el siguiente artículo os hablaré de las mezclas de La Tabaccheria, las diferentes mixtures o blends que tiene y en que se han basado para hacerlas. ¡Feliz vapeo y a disfrutar de los orgánicos!

2 comentarios

Escribe un comentario

Sebastián Pedro Díaz González 0000-00-00 00:00:00

Gran trabajo el que te has metido, espero que no lo quiten pues debe ser una guía para todos los que nos gustan los orgánicos.

Pepe Vidal 0000-00-00 00:00:00

Insisto en lo que ya he escrito, una labor periodística de primer nivel; una referencia ganada desde el rigor en el mundo del MTL español. ALL4FLAVOURS, una apuesta seria por el MTL.