No tienes edad para ver este contenido

Al entrar en este sitio acepta las Condiciones de uso y la Política de privacidad.

All4flavours blog Categorías

CONTROL DE TEMPERATURA

Primero fue el voltaje regulable, después vino el vataje variable y, por último, apareció el control de temperatura o TCR por sus siglas en inglés.

Beni
Actualizado: 17/12/2023 3062
CONTROL DE TEMPERATURA
Compartir:

A medida que la electrónica de los dispositivos ha ido evolucionando nos hemos ido encontrando con diferentes maneras de controlar las caladas. Primero fue el mod de voltaje regulable, después vino el vataje variable y, por último, apareció el control de temperatura o TCR por sus siglas en inglés.

¿Qué es el control de temperatura?

tcr.jpg

El modo control de temperatura nos permite seleccionar una temperatura límite en nuestro dispositivo a la que queremos que nuestra resistencia trabaje. Si la resistencia excede dicha temperatura el mod corta la corriente evitando así que demos caladas secas con sabor a quemado.

Esto se consigue gracias a un sensor de temperatura que detecta cuando se ha excedido dicho límite, normalmente cuando sobrepasamos esa temperatura es por no estar el algodón y la resistencia lo suficientemente húmeda y esto provoca que no refrigere con el propio líquido alcanzando así temperaturas “por encima de lo normal”.

¿Cómo se utiliza el control de temperatura?

Dependiendo del tipo de electrónica que utilice nuestro mod podremos encontrar ligeras variaciones en como operar el modo TCR. Algunos nos muestran la potencia en voltios y otros en Julios, pero en la práctica tenemos dos parámetros con los que podemos jugar: Temperatura y voltios.

Con los Voltios o Julios seleccionamos la potencia a la que queremos que se caliente nuestra resistencia, a más voltios/julios más rápido se calentará, y con los grados Celsius o Farenheit seleccionamos la temperatura de la que no queremos que pase nuestra resistencia.

Debemos tener en cuenta que el valor que manda en esta ecuación siempre va a ser la temperatura.

¿Con que materiales podemos usar el control de temperatura?

Grafico-control-temperatura.jpg

El control de temperatura no está diseñado para ser usado ni con KANTHAL ni con NICHROME debido a su estructura molecular. 

Principalmente se diseñó para su uso con Níquel, metal que a temperaturas muy elevadas desprende sustancias tóxicas que pueden ser perjudiciales. El modo control de temperatura evita que nos acerquemos, ni por asomo, a dichas temperaturas.

A continuación, os mostramos un resumen de los hilos para usar con control de temperatura:

  • Nickel 200: Comúnmente conocido como Ni200, fue el primer hilo usado con control de temperatura, pero ha ido perdiendo popularidad principalmente por reacciones alérgicas causadas a ciertos usuarios y también a su alta maleabilidad.

  •  Titanio de grado 1: Conocido por sus siglas Ti, funciona muy bien en el modo control de temperatura, pero es importante que el usuario se cerciore de que no se sobrecalienta

  • Acero inoxidable: Conocido en el mercado por SS, existe en multitud de grados. El más utilizado y recomendado en el mundo del vapeo es el SS316L, acero inoxidable de grado quirúrgico que puede ser usado tanto en control de temperatura como en modo de vataje variable.

  • Aleación de Níquel-hierro: También conocido como NiFe, lo podemos encontrar en varios grados como 48, 30, 52 o 70 y se puede  usar en ambos modos, es una aleación más rara de encontrar en la mayoría de tiendas y su uso no es nada común.

Cada uno de estos hilos tiene su propio coeficiente de temperatura y resistividad (TCR por sus siglas en Inglés, “temperatura coefficient of resistance”). Dicho coeficiente se refiere a las propiedades físicas del metal asociadas directamente a la temperatura de dicho metal.

Es por esto que nuestro dispositivo necesita saber que metal estamos usando ya que dependiendo de la temperatura que le apliquemos a cada hilo puede alterar sus propiedades de físicas y de resistividad.

Entonces, ¿Hay algún beneficio respecto a los modos tradicionales?

Hoy en día existen una gran variedad de atomizadores, sobretodo RTA y RDTA que optimizan al máximo el drenaje de líquido por lo que con que prestemos un poco de atención a nuestros dispositivos de vez en cuando no deberíamos tener problema de caladas secas o “dry hits”

El mayor beneficio es el no tener que preocuparnos por ese sabor a quemado tan desagradable que nos puede pasar si nuestros algodones no están lo suficientemente empapados o nuestro atomizador no está drenando bien.

Por otro lado, este modo nos obligaría a trabajar casi exclusivamente con níquel, que como material tiene sus ventajas e inconvenientes. Es un material más maleable que el kanthal o el nichrome y es más sencillo darle forma, por otro lado, las resistencias necesitan más espiras para conseguir el mismo nivel de resistividad.

En cuanto a la calada se nota más fría, más sedosa y equilibrada ya que la temperatura durante la duración de dicha calada es homogénea.

Conclusiones finales:

Según los expertos en la materia "Vapear con control de temperatura es una experiencia sin igual. Nos provee de caladas consistentes que en el modo de vataje variable nunca obtendremos"

Otro punto a tener muy en cuenta es que es una manera casi milagrosa de librarse de los dry-hits o churrascos

Aunque el uso de este modo no es muy popular estamos viendo hasta pods que incluyen este modo de manera automática. Esperemos que en el futuro sea el camino a seguir.

0 comentarios

Escribe un comentario